La suplementación combinada de vitamina D3 y omega-3 puede tener beneficios para los huesos, el corazón y los riñones

Los autores de un reciente estudio afirman que la suplementación con una combinación de vitamina D3 y omega-3 puede tener múltiples beneficios para la salud en mujeres premenopáusicas con deficiencia de vitamina D.

Hay muy pocas investigaciones previas sobre los efectos de la vitamina D3 y los ácidos grasos de omega-3 en los niveles de estradiol sérico (E2, una hormona esteroide estrógeno y la principal hormona sexual femenina que ayuda a regular los ciclos reproductivos menstruales), especialmente en las mujeres premenopáusicas diagnosticadas con deficiencia de vitamina D.

 

Los investigadores de la Universidad Privada de Ciencias Aplicadas y Fakeeh College for Medical Science de Jordania llevaron a cabo un ensayo clínico aleatorizado (ECA) para evaluar el impacto de la suplementación individual diaria con vitamina D3 y omega-3, así como de la suplementación combinada de ambos en los niveles de E2 en mujeres premenopáusicas jordanas con deficiencia de vitamina D.

Conflictos y efectos combinados

Reclutaron un total de 86 sujetos con edades comprendidas entre 32,8 y 41,7 años y los dividieron en cuatro grupos: un grupo de control que no recibía suplementación, un grupo de vitamina D3 (a cada sujeto se le administraban 50.000 UI de vitamina D3 una vez por semana), un grupo de omega-3 (a cada sujeto se le administraban 1.000 mg de salmón salvaje y un complejo de aceite de pescado que contenía 300 mg de omega-3 una vez al día) y un grupo de suplementación combinada (a cada sujeto se le administraban 50.000 UI de vitamina D3 un vez a la semana más 1.000 mg de salmón salvaje y complejo de aceite de pescado que contenía 300 mg de omega-3 una vez al día).

 

El estudio duró ocho semanas durante las cuales se evaluaron los niveles séricos en ayunas para 25-hidroxivitamina D (25OHD) y E2 al inicio y al final del estudio.

 

Posteriormente, los investigadores informaron que dentro del grupo de vitamina D3, observaron un aumento significativo de hasta 21,9 ng/ml en los niveles séricos de 25OHD y una disminución significativa de hasta 41,9 ng /ml en los niveles séricos de E2.

 

En el grupo de omega-3 había una reducción significativa de hasta 20,4 ng/ml en los niveles séricos de 25OHD y un incremento significativo de hasta 45,8 ng/ml en los niveles séricos de E2. En cuanto al grupo de suplementación combinada, los investigadores observaron un aumento significativo en los niveles séricos tanto de 25OHD (hasta 32,6 ng/ml) como de E2 (hasta 45,8 ng/ml).

 

Escribieron que tomándolos juntos, la suplementación con vitamina D3 y omega-3 logró anular la reducción de cada uno de E2 y 25OHD, respectivamente. Añadieron que esto significaba que la combinación de vitamina D3 y omega-3 presentaba varios beneficios para la salud, incluyendo un menor riesgo de enfermedades renales, óseas y cardiovasculares.

Mecanismos premenopáusicos

Los investigadores explicaron que la deficiencia de vitamina D era un “factor de riesgo conocido” para las enfermedades del corazón, especialmente en los pacientes con enfermedades renales crónicas. “Como la vitamin D es hidroxilada a 25OHD y luego convertida a la forma activa, 1,25(OH)2 D en el riñón por 1a-hidroxilasa”, esto puede ser suprimido por el decrecimiento de la función renal y por ello, resultar en niveles más bajos de 1,25(OH)2 D en pacientes con enfermedad renal crónica.

 

Como resultado, consideraron necesario reponer los niveles de 1,25(OH)2 D en estos pacientes con el fin de reducir su riesgo de enfermedad cardiovascular. Una forma de conseguir esto es a través de la suplementación con omega-3.

 

Hicieron referencia a un estudio previo de ocho pacientes con enfermedad renal crónica con insuficiencia o deficiencia de 25OHD que se estaban sometiendo a hemodiálisis. El estudio descubrió que aunque la suplementación conjunta de 2.000 mg de omega-3 y vitamina D3 en el transcurso de tres meses había llevado a un aumento estadísticamente insignificante en el incremento en los niveles de 1,25(OH)2 D, también resultó en un aumento estadísticamente significativo de los niveles de 25OHD.

 

Añadieron que ellos no midieron los niveles séricos de ácidos grasos de omega-3 y 1,25(OH)2 D en los sujetos, lo que podía considerarse una limitación.

 

Aún así, una posible fortaleza fue la administración de omega-3 a un número significativo de mujeres con deficiencia de vitamina D, pero por lo demás sanas, lo que llevó a niveles más elevados de E2 y, por lo tanto, podría ser “beneficioso para el tratamiento de la osteoporosis en mujeres posmenopáusicas”.

 

En conclusión, escribieron: “por lo que sabemos, este estudio es el primero en mostrar el efecto de la combinación de vitamina D y ácidos grasos de omega-3 en E2 en mujeres jóvenes premenopáusicas con deficiencia de vitamina D.”

 

“El grupo de vitamina D más ácidos grasos omega-3 revirtió el efecto decreciente de la vitamina D3 sola y omega-3 sola en E2 y 25OHD, respectivamente. El grupo de vitamina D más ácidos grasos omega-3 mostró un aumento significativo tanto en los niveles de 25OHD como E2 sin causar perturbaciones en el PTH (hormona paratiroidea), en la homeostasis del calcio y el fosfato o cualquier toxicidad renal o hepática.”

 

“Basándonos en estos hallazgos, parece que el efecto positivo de los ácidos grasos omega-3 por sí solos en E2 no es a través de la supresión de 25OHD, porque al combinarlo con vitamina D3 hubo un incremento tanto en 25OHD como en E2”.

 

“Utilizar vitamina D más ácidos grasos omega-3 puede ser beneficioso para varias enfermedades, incluyendo (pero no limitado a) la mejora de las enfermedades óseas y cardiovasculares, especialmente, las enfermedades renales crónicas. Ciertamente, se necesitan más investigaciones para explorar y confirmar los efectos beneficiosos de esta combinación.”

 

Referencias

 

Al-Shaer AH, Abu-Samak MS, Hasoun LZ, Mohammad BA, Basheti IA. Assessing the effect of omega-3 fatty acid combined with vitamin D3 versus vitamin D3 alone on estradiol levels: a randomized, placebo-controlled trial in females with vitamin D deficiency. Clin Pharmacol. 2019 Feb 4;11:25-37.