El equilibrio dietético entre el omega-3 y omega-6 es crucial para mejorar la salud: estudio en una población china

Los investigadores chinos dicen que mantener el equilibrio en el consumo de ácidos grasos omega-3 y omega-6 puede contribuir en la mejora de la salud general. También señalaron que las fuentes marinas de ácidos grasos  poliinsaturados parecen ser especialmente beneficiosas entre la población local.

Se ha dicho que los ácidos grasos poliinsaturados poseen efectos pleiotrópicos útiles contra ciertas enfermedades crónicas, pero la evidencia epidemiológica sobre la relación entre la mortalidad y la ingesta de ácidos grasos poliinsaturados específicos ha sido hasta ahora limitada y contradictoria.

Por lo tanto, los investigadores de la Universidad Zhejiang de China han dirigido un estudio para determinar la relación entre ácidos grasos poliinsaturados dietéticos específicos y la mortalidad en adultos de China y los Estados Unidos.

Los ácidos grasos combaten el riesgo de muerte

Hicieron un seguimiento de 14.177 participantes en el cuestionario China Health and Nutrition Survey (CHNS) y de 36.032 participantes en el National Health and Nutrition Examination Survey (NHANES) hasta el 2011.

Descubrieron que en el CHNS, en una media de 14 años, se acumularon 1.007 muertes, mientras que en el NHANES se acumularon 4.826 muertes en una media de 9,1 años.

Escribieron: “Los PUFAs omega-3 dietéticos de origen marino estaban estrechamente relacionados con una reducción de la mortalidad por todas las causas en el CHNS. Sin embargo, no se observó esta relación inversa en el NHANES”.

“La mortalidad general se relacionaba positivamente con la ingesta de ácido alfa-linolénico (ALA) en el CHNS, mientras que en NHANES se encontró una relación inversa débil del ALA y el ácido linoleico (LA) con la mortalidad por todas las causas”.

Añadieron que la ingesta elevada de ácido araquidónico (AA) estaba relacionada consistentemente con una menor mortalidad por todas las causas en ambos estudios.

Además, la ingesta de PUFAs en una proporción de omega 6/ omega 3 de 6/10 se relacionaba con la reducción del riesgo de muerte en el CHNS.

Ácidos grasos diferentes para estados diferentes

Sin embargo, las ingestas dietéticas auto-presentadas por los individuos y medidas por el método recordatorio alimenticio de 24 horas (24-hour diet recall) en el NHANES pueden no haber reflejado bien los patrones dietéticos a largo plazo y faltaban datos sobre la mortalidad por causas específicas en el CHNS.

Además, los investigadores no ajustaron el consumo de ácidos grasos trans por falta de datos. Aún así, señalaron que esto probablemente no alteraría los resultados, ya que la ingesta de ácidos grasos trans en China era baja.

Concluyeron: “Los diferentes subtipos de ácidos grasos poliinsaturados de forma divergente se relacionan con la mortalidad y las relaciones investigadas también varían entre las poblaciones de China y Estados Unidos”.

Los PUFA omega-3 marinos y el AA pueden tener un mayor efecto protector con la población de China en comparación con la población estadounidense; un consumo elevado de ALA y LA puede reducir el riesgo de muerte en la población de los Estados Unidos, (pero) elevar la mortalidad en la población China.

“Estos resultados recomiendan mantener una dieta de omega-6/omega-3 equilibrada para una mejora de la salud. Además, el consumo de PUFAs con una proporción de omega-6/omega-3 de 6/10 podría reducir el riesgo de mortalidad total en la población China”.

 

Referencias

Zhuang P, Wang W, Wang J, Zhang Y, Jiao J. Polyunsaturated fatty acids intake, omega-6/omega-3 ratio and mortality: Findings from two independent nationwide cohorts. Clin Nutr. 2018 Mar 3. pii: S0261-5614(18)30082-7. doi: 10.1016/j.clnu.2018.02.019.