El electroventilador del coche y sus problemas mas comunes

El calor es uno de los enemigos más peligrosos para el motor y por ello los fabricantes han diseñado diferentes formas de mantenerlo bajo control. El electroventilador del vehículo es uno de los encargados de disminuir la temperatura del motor, por lo cual si se presenta alguna falla que afecte el funcionamiento de dicho elemento, podría generarse un sobrecalentamiento en la máquina.

El electroventilador se suele activar por medio de un sensor de temperatura, cuando marca por encima de los 90 grados se enciende para enfriar el motor y así evitar problemas que podrían ser bastante caros. Incluso, aun cuando el coche esté apagado, mientras no descienda su temperatura hasta un nivel en cual no represente un peligro para la máquina, no se apagará.

Fallas que perjudican al electroventilador

No siempre se trata del propio electroventilador cuando presenta deficiencias, muchas veces sucede a causa del desperfecto de alguno de los otros elementos que conforman el circuito. Para verificar su funcionamiento, la manera más fácil y práctica de hacerlo es probándolo con una batería (primero asegúrese por medio de un voltímetro que registre 12 voltios), colocando en sus bornes las conexiones del electroventilador.

Si el electroventilador funciona adecuadamente durante la prueba con la batería, tendrá que continuar la revisión con los diversos componentes del circuito; lo ideal es proseguir con los menos complicados, como los fusibles. Tanto los fusibles como los relés, deben reemplazarse si presentan fallas, ya que, por lo general, se funden o queman. A continuación, deben probarse el cableado y las conexiones, puesto que si se dañan, impedirían que llegue la corriente a su destino.

Otro componente a chequear es el sensor de temperatura, el cual mantiene controlado al calor. Cuando está averiado, con frecuencia registra parámetros erróneos; y si la temperatura llegase a ser demasiada alta y no se activa el electroventilador, se sobrecalentaría la máquina y se correría el riesgo de que se produzcan averías muy graves, como el gripado del motor.

Si el inconveniente fuera que el sensor registrara más temperatura de la real, el efecto sería menor. No obstante, de esa forma, se mantendría siempre en funcionamiento el electroventilador, aun estando apagado el motor, y en muy poco tiempo se consumiría la carga de la batería.

Lo más recomendable es que al detectar la más mínima señal de problemas con el electroventilador o cualquiera de los componentes del circuito, se asista un taller especializado para resolver los desperfectos, antes de que se tornen irresolubles. Adquiriendo las piezas para la reparación en una web como piezasdesegundamano, se ahorra buena parte del dinero y del tiempo, ya que gracias a su acceso online solo tardará unos clics en conseguir lo que requiera a muy bajo coste.