Ingredientes para recetas con anguilas

 

Las angulas y las anguilas son productos muy agradecidos de cocinar y, por supuesto, de comer en una buena mesa. Dos productos marinos, quizás uno más popular que el otro, pero los dos muy codiciados en la gastronomía. ¿Sabías que en realidad son el mismo pescado? Es curioso que la angula sea la cría de la anguila, el único pez alevín permitido por las leyes de pesca.

 

Estamos más acostumbrados a ver platos de angulas que de anguilas, ¿No es cierto? Eso es así por la afamada versión low cost de este producto que una conocida marca puso en venta para comercializar este producto: las gulas. Pero, ¿Por qué no son conocidas las anguilas?

 

Aunque el sabor de la angula es soberbio, la anguila no se queda atrás y es mucho más gratificante porque es más versátil que la tradicional que la angula. El pezqueñín ya se sabe cómo se sirve normalmente: un poco de ajo guindilla y, ¡Listo! Pero la anguila admite múltiples y sorprendentes combinaciones que se salen del clásico “all i pebre”. ¿Te gustaría conocerlas?

 

Existen muchas recetas de anguilas fáciles que tienen a este pescado como protagonista. Muchas recetas que incluyen desde mariscos, hasta legumbres. Una de las formas más famosas de cocinarlas son las anguilas fritas al ajillo o las anguilas con patatas, platos muy tradicionales de nuestra gastronomía. Otra manera de elaborarlas es al estilo japonés: la anguila kabayaki preparada con salsa de soja, ¡Es una barbaridad!

 

Lo mejor de todo es que la anguila puede venir fresca directamente dejándonos total libertad para cocinarla como nos apetezca o venir ya elaborada de alguna manera especial para guiarnos. Por ejemplo, la anguila ahumada es una excelente opción para trabajarla en ensaladas o tartares. Mientras que la anguila desmigada es perfecta para canapés o salsas. A nosotros ya nos está entrando hambre…